¿POR QUÉ NOS GUSTAN LAS ACEITUNAS?



Las aceitunas de mesa son 
el ingrediente perfecto para cuidar nuestro organismo por dentro y por fuera 

Enriquecen multitud de platos y nos acompañan en numerosos momentos del día. Además, este alimento contiene propiedades nutricionales muy interesantes para el organismo.

Siete son las razones que convierten las aceitunas en un alimento recomendado en nuestra dieta diaria, y siete son las razones  que hacen que nos gusten tanto:

1. Porque forman parte de la Dieta Mediterránea
Declarada recientemente Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, la Dieta Mediterránea tiene como características principales una base de productos vegetales, pan y otros cereales, aceite de oliva como grasa principal y el consumo regular de vino en cantidades moderadas.

Las propiedades beneficiosas que le atribuyen a esta dieta se basan en la constatación de que en los países donde se aplica la incidencia de enfermedades cardiovasculares es mucho menos gracias al mayor consumo de productos ricos en ácidos grasos monoinsaturados, entre otros.
La aceituna de mesa es un componente esencial en la Dieta Mediterránea, es el origen del aceite de oliva y forma parte de nuestro acervo cultural y gastronómico.

2. Por su gran variedad
Gracias a su profusión en formas de presentación, tipos y métodos de elaboración, la oferta de aceitunas de mesa es amplísima: enteras, deshuesadas, en rodajas, gajos, cuartos, mitades; verdes, negras, moradas; aderezadas al estilo español o sevillano, en salmuera, aliñadas de un sinfín de maneras: con orégano, tomillo, ajo, naranja, limón, cebolla, etc…; y rellenas de anchoa, pimiento, atún, salmón, avellana, almendra, cebolla, ajo, jamón, y así hasta más de ochenta tipos de rellenos distintos. Esta gran variedad permite que la aceituna de mesa se adapte a todos los gustos.

       3. Por su versatilidad
Las aceitunas son unas aliadas perfectas para una buena alimentación en el contexto actual.
Son asequibles, fáciles de encontrar, se conservan mucho tiempo y además son un aperitivo rápido que a todo el mundo gusta. Además, pueden condimentarse con un sinfín de ingredientes.
Por otro lado, la aceituna de mesa tiene la particularidad de reunir los cuatro sabores básicos (dulce, salado, amargo y ácido) lo que la dota de una increíble polivalencia en su aplicación gastronómica y la convierte en un ingrediente magnífico en multitud de platos: snacks, tapas, aperitivos, acompañando a bebidas o dentro de ellas, ensaladas, pizzas, arroces, pastas, pescados, carnes… incluso postres.

4. Por su carácter típicamente español

La sangría, la tortilla de patatas, la paella, el gazpacho… y las aceitunas. Las aceitunas de mesa van asociadas a la tradición del tapeo, a la costumbre mediterránea de socializar en la comida.
España es el principal país productor y exportador de aceitunas de mesa del mundo. Este liderazgo se mantiene desde más de un milenio AC, cuando los fenicios introdujeron su cultivo en la península. Posteriormente, romanos y árabes lo desarrollaron aplicando técnicas cada vez más intensivas. Los primeros colonizadores españoles lo llevaron a América. Y así hasta nuestros días donde convive esta gran tradición con una agricultura e industria modernas que incorporan los últimos avances tecnológicos y los requisitos de calidad más exigentes.

5. Porque hacen amigos
Las aceitunas son muy versátiles tanto en formas como en momentos de consumo. Son las reinas del tapeo. Su consumo va parejo al consumo gregario, comunal, a compartir disfrutando de los tuyos. Van asociadas al relax, a la celebración, a la alegría, al tiempo libre y al esparcimiento. Por esta razón no pueden faltar en tu mesa.

Es un ingrediente al alcance de todos y un alimento perfecto para el siglo en el que vivimos. Son fáciles, prácticas, cómodas, asequibles y se conservan mucho tiempo, por lo que tienen que estar siempre en tu despensa. No puede faltar en reuniones familiares, viendo el partido con los amigos, ante visitas inesperadas, como aperitivo tras regresar del gimnasio, etc. Hay muchos momentos buenos que son mejores si los acompañamos con unas aceitunas.

6. Por su composición nutricional

En contra de lo que cree, el valor calórico de las aceitunas gira en torno a 150 kilocalorías por cada 100 gramos, frente a las 450-550 Kcal de otros snacks ampliamente consumidos. Dichas calorías las aporta principalmente su contenido en grasa, monoinsaturada hasta el 77 por ciento.
La composición nutricional de las aceitunas verdes y negras se detalla en la siguiente tabla:

Composición nutricional de Aceituna verde y negra (100g porción comestible)
Cantidad por 100 g
Aceituna Verde
Aceituna Negra
Energía (kcal)
154
143
Proteinas (g)
1,1
0,6
Hidratos de Carbono (g)
0
0,075
Grasa Total (g)
16,3
15,4
Grasa Saturada (g)
3,23
2,7
Grasa Monoinsaturada (g)
11
11
Grasa Polinsaturada (g)
1,4
0,85
Colesterol (mg)
0,2
0,25
Fibra (g)
2,6
2,6
Sodio (g)
1,5
0,77
Vitamina A (Retinol)
6 (% CDR)
4 (% CDR)
Vitamina E (Tocoferol)
33 (% CDR)
31,75 (% CDR)
Vitamina C (A. Ascórbico)
0,7 (% CDR)
0 (% CDR)
Calcio
6 (% CDR)
6,5 (% CDR)
Fósforo
1 (% CDR)
1 (% CDR)
Hierro
4 (% CDR)
45,5 (% CDR)
Magnesio
4,3 (% CDR)
2,5 (% CDR)
Zinc
1,6 (% CDR)
2 (% CDR)
Fuente: Instituto de la Grasa de Sevilla. Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Valores de Etiquetado Nutricional. 2006


7.  ¡Y porque nos gustan¡
Porque la aceituna de mesa es un componente esencial en la Dieta Mediterránea y el origen del aceite de oliva. Porque poseen una buena tasa de digestibilidad. Porque son aperitivos, tapas e ingredientes en multitud de platos. Porque el consumo de siete aceitunas al día es deseable y recomendable siempre dentro de una dieta equilibrada y variada*. Porque te acompañan en tu día a día. Porque sí, porque nos gustan.

* La cantidad diaria de aceitunas podría reducirse en caso de sobrepeso o hipertensión  y aumentarse cuando los requerimientos energéticos sean más elevados.

Fuente: Instituto de Grasa de Sevilla







No hay comentarios:

Publicar un comentario