Atracones y excesos navideños

la principal causa del aumento de riesgo cardiovascular.



Cenas de empresa, Nochebuena, Navidad, Fin de año… son sinónimo de celebración pero también de comidas copiosas. Demasiados excesos en poco tiempo que provocan un incremento de peso y por lo tanto del riesgo cardiovascular en el organismo y colesterol.

 “Durante las fiestas navideñas los españoles engordamos una media de 3kg”, señala Marta Anguera, nutricionista y docente de la Facultat de Ciències de la Salut Blanquerna (Universitat Ramon Llull), quien añade que “si nos hiciésemos una analítica cada mes de enero veríamos como el colesterol ha aumentado, lo que significa que también ha incrementado el riesgo de sufrir alguna enfermedad cardiovascular”.

En España, más de la mitad de las personas mayores de 35 años tiene niveles de colesterol altos, el principal factor de riesgo en el desarrollo de enfermedades cardiovasculares (ECV).

Unas enfermedades, las del corazón, que ya son la principal causa de mortalidad entre hombres (31%) y mujeres (35%), según datos de la Fundación Española del Corazón.

Pese a las alarmantes cifras, los expertos señalan que sí es posible hacer frente a estas fechas si sabemos mantener unas pautas de alimentación cardiosaludables. Para Anguera, “la clave está en saber combinar los alimentos. La Navidad es una época del año en la que nos gusta darnos un capricho y podemos hacerlo si sabemos diseñar menús equilibrados, cardiosaludables que contengan alimentos como el salmón, las anchoas o las nueces ricos en omega-3”.


Los resultados de estudios científicos internacionales demuestran que el consumo de ácidos grasos omega-3 favorece la salud cardiovascular y ayuda a reducir el riesgo de ECV.

Sin embargo, pese a los resultados de la ya demostrada eficacia del omega-3 frente a las ECV, “los españoles no consumimos los 500mg diarios mínimos omega-3 recomendados por los especialistas”, señala Anguera.

Los ácidos grasos omega-3 son un tipo de grasa insaturada que el organismo humano no puede fabricar, por este motivo, se deben tomar diariamente a través de la alimentación.
“Para alcanzar las cifras recomendadas de ingesta de omega 3 diaria, la toma de complementos alimenticios es una opción cómoda y eficaz” afirma Anguera, para quien en el momento de escoger un complemento alimenticio con ácidos grasos omega-3 hay que prestar especial atención al “origen, proceso de extracción y grado de concentración de los ácidos grasos que debe situarse entre el 70% y el 80% de EPA y DHA para tener efectividad”


No todos los complementos con ácidos grasos omega 3 son iguales.
La materia prima de los productos Om3gafort es la anchoveta del Océano Pacífico; una de las especies que aporta un mayor contenido de ambos ácidos grasos esenciales (EPA y DHA) y que por tratarse de una especie de pescado azul de tamaño pequeño con un ciclo de vida corto, apenas acumula contaminantes ambientales. Además, el aceite que se extrae se obtiene de una forma 100% ecológica y sostenible, gracias a una pesca responsable.

Om3gafort utiliza también una tecnología puntera denominada Supercritical Concentration (SCC) que permite obtener una concentración y pureza máximas. Gracias a esta tecnología, que no emplea disolventes orgánicos y evita las altas temperaturas, se consigue que el aceite de la anchoveta, alcance una concentración de EPA y DHA superior al 80%.

No hay comentarios:

Publicar un comentario