La Ruta del Vino Ribera del Duero visita FITUR 2013


EL ENOTURISMO SE POSICIONA COMO UNO DE LOS PRODUCTOS ESTRELLA EN ESTA NUEVA EDICIÓN DE FITUR



   La Ruta del Vino Ribera del Duero, habitada por más de 66.000 ribereños, cuenta con 21.000 hectáreas de viñedo plantado y más de 250 bodegas donde se embotellan anualmente casi 50 millones de litros de vino.

    En esta edición de FITUR, la Ruta estará presente dentro de un stand -pabellón 8 stand 8B11-, que la Junta de Castilla y León ha destinado a la comercialización de los distintos paquetes turísticos, productos y servicios que esta región puede ofrecer, junto a organismos como Posadas Reales, Viavinum o Smartway. 


La Ruta del Vino Ribera del Duero seduce cada año a todos sus visitantes con exquisitas experiencias enoturísticas maridadas con sus mejores vinos, su gastronomía típicamente castellana y una amplia propuesta histórica y cultural. Situada en el corazón de Castilla y León, la Ruta abarca las provincias de Burgos, Segovia, Soria y Valladolid, tierras ricas y encantadoras que cuentan con una de las mejores Denominaciones de Origen de nuestro país.

En esta edición de FITUR, estará presente para presentarlas y exponer su modelo de comercialización.
Con más de 125.000 visitantes en el 2012, se trata de una de las Rutas del Vino con mayor afluencia turística.

Este año destacó por su campaña “Sensaciones con Denominación de Origen”, para promocionar este destino turístico en España y Europa, como toda su amplia oferta de atractivos paquetes y experiencias enoturísticas con precio final a través de Rumbo y Viajes Clemente. Por este motivo, los vinos de la Ribera del Duero han adquirido con el paso del tiempo una personalidad única y son, a día de hoy, reconocidos mundialmente.

A pocos meses de finalizar el Plan de Dinamización, la Ruta ha conseguido consolidar tanto su diseño turístico como su comercialización, factores clave para atraer al visitante.

Con el vino como protagonista, la Ruta del Vino Ribera del Duero tiene una atractiva oferta de productos turísticos, todos con la autenticidad como seña de identidad: desde bodegas con encanto, noches de ensueño, degustaciones gastronómicas, catas de vino, tratamientos de vinoterapia, enotecas, visitas culturales, y una amplia oferta de actividades de ocio complementario para familias y grupos de amigos.



Algunas de las propuestas estrella son:

Aprender a reconocer un vino: A lo largo de la Ruta del Vino Ribera de Duero, son múltiples los establecimientos que ofrecen al visitante la posibilidad de disfrutar de una iniciación a la cata de la mano de expertos enólogos. También a lo largo de toda la Ruta se encuentran tiendas y comercios especializados donde adquirir todo tipo de vinos de calidad como las enotecas, comercios especializados o las propias bodegas adheridas a la Ruta del Vino Ribera del Duero.
  
- Joyas arquitectónicas impregnadas de historia: Castilla y León es un territorio con un amplio legado histórico. Muchas han sido las civilizaciones que habitaron este territorio a lo largo de los siglos. Hoy en día se han excavado, acondicionado y abierto al público distintos yacimientos arqueológicos. Paralelamente, en la Ribera del Duero, se han equipado varios centros de interpretación que nos acercan a todas estas civilizaciones pasadas. Uno de los elementos arquitectónicos más repetidos en todo el territorio que comprende la Ribera del Duero es el castillo. Esta tierra ofrece al enoturista atalayas y buenas fortalezas que merecen un alto en el camino.

- Fin de semana en las bodegas subterráneas: Visitas como a las bodegas subterráneas como las del casco histórico de Aranda, uno de los núcleos centrales de la Ribera del Duero. Varios kilómetros de longitud, 7 en concreto de túneles y galerías que fueron excavadas entre los siglos XIII y XVIII para elaborar vinos, gracias a sus niveles constantes de humedad y temperatura (11-13º C). Las bodegas de la Ruta del Vino Ribera del Duero tienen un encanto y una magia especial que conmueven a todos los enoturistas.

- De tapas por la Ribera: En la Ribera existe un gran número de asadores y restaurantes que, además de una buena mesa, ofrecen a los amantes del enoturismo buenas tapas y raciones. La gastronomía castellana es otro de los muchos placeres que ofrece la Ruta, unos platillos ideales hasta para los paladares más exigentes.



 

- El Refugio de Rapaces de Montejo: El refugio de rapaces en las Hoces del Riaza es un proyecto emblemático y representativo en conservación, la primera reserva natural privada de España. Un buen refugio de rapaces ibéricas y especialmente para el buitre leonado, con alrededor de 1000 ejemplares. Además de los buitres, aquí crían especies rapaces de alto valor ornitológico, tales como el águila real o el halcón peregrino.

-Vinoterapia y Spa: Uno de los más modernos tratamientos para el cuerpo y la mente lo constituye la vinoterapia. En la Ribera del Duero puedes optar por sesiones de cuidados a base de vino y sus derivados, así como disfrutar de buenas instalaciones de circuitos de SPA.


No hay comentarios:

Publicar un comentario