Recetas de mi Madre: Sopa de Ajos




Tengo que reconocer que cuando era pequeña, este plato no me gustaba nada, pero nada.  
Era el único de todos cuantos preparaba mi madre que me resultaba una mala noticia a la hora de comer.

Con los años, sin embargo, se ha convertido en una de las sopas que más me gustan. La hago con mucha frecuencia porque a los míos les encanta.

Es un plato sabroso y muy completo, además de "ecológico y barato", pues utilizamos el pan que se nos queda duro.



Ingredientes:
(para 4 personas)

- aceite de oliva virgen extra
- 12 dientes de ajo
- pan duro  (a gusto) 
- 50 g  jamón serrano
- 1/2 cucharadita pimentón dulce
- 1 litro y cuarto agua (aproximádamente) 
- sal
- 4 huevos 



Preparación:

Vamos preparando los ingredientes. Pelamos los ajos y los picamos; partimos el pan duro en pequeños trozos e igualmente, partimos el jamón serrano.

Ponemos el agua a calentar y lo mantenemos así hasta el momento de usarlo.

En una olla ponemos un poco de aceite de oliva virgen extra; una vez caliente echamos los ajos y los pochamos.


Cuando estén ligeramente dorados, añadimos los trozos de pan duro; removemos bien con una cuchara de madera.


A continuación  añadimos el jamón serrano, rehogamos todo; cuando esté bien pochadito, echamos el pimentón.  



Lo movemos y enseguida añadimos el agua caliente, para que el pimentón no amargue.

Dejamos hervir lentamente, moviendo de vez en cuando, hasta que haya espesado y cogido consistencia; rectificamos el punto de sal.
Tras ello, echamos los huevos a escalfar.




Sugerencias:

Servimos, poniendo un huevo a cada comensal.

A mí me gusta escalfar los huevos dentro de la sopa, pues cogen más sabor. También se pueden escalfar en agua hirviendo, con sal y vinagre.

También me gusta añadir una poquita de pimienta blanca molida.

La cantidad de pan que echemos marcará lo más o menos espesa que nos quede. 

La cantidad de agua es orientativa, depende de la cantidad de sopa que queramos tomar, de la ración.

Si preparamos la sopa en una olla de barro, conseguimos un sabor "más auténtico" y si lo hacemos en fuego de leña, entonces  ya sería tomar una "SOPA DE AJOS", con letras mayúsculas.

¡ Deseo que os guste ¡





2 comentarios:

  1. Como me gustaría probar esa SOPA DE AJOS con mayúscula!

    ResponderEliminar
  2. Irene, tendríamos que irnos a mi pueblo y allí en la "lumbre" con los pucheros de barro de mi abuela, el pan del horno, los ajos del huerto y el jamón de la matanza, haríamos esa sopa con mayúsculas.

    Bsotes

    María

    ResponderEliminar