Bodegas "Pago Casa del Blanco"


En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre sí quiero acordarme,  existía una finca  llamada "Casa del Blanco", de cuyos frutos nacía el mejor de los caldos... QUIXOTE.


"El cálido elixir que nace en esta tierra tiene cuerpo y tiene alma. Y acompaña en la historia a nuestro hidalgo más universal, sanando sus mortales heridas después de la batalla".

 

El microclima de estos viñedos otorga al Quixote la cualidad de vino de Pago, corroborando las propiedades que ya anunció nuestro admirado Cervantes. Año a año esta pócima culmina el buen hacer de generaciones, que desde mediados del siglo XIX dedicaron sus días y sus noches, sus sueños y sus desvelos, a envolver nuestras papilas. Así que "cerremos los ojos, brindemos juntos y confundamos a los molinos con gigantes".

 



En los años 80, la familia Sánchez Contreras,  adquirió la finca y, a lo largo de estos años, ha ido agregando porciones para crear un conjunto unitario, sólido, "con su mirada puesta en el presente y en el futuro pero sin dejar de lado el pasado".
 


Para obtener estos vinos de máxima calidad es esencial el mimo y el cuidado de su materia prima: la uva.  Por ello, sus esfuerzos se concentran no sólo en la bodega sino también en el campo

El respeto al medio natural les hace sentirse especialmente sensibles ante prácticas que conllevan la sobreexplotación y el abuso de recursos tan preciados en la zona como el agua.


 

Las instalaciones de la Bodega de Pago Casa del Blanco se dividen en dos zonas que están perfectamente fusionadas:

Zona de Elaboración y Zona Lúdica-Social.


La zona de elaboración de la bodega es una zona aséptica e
idónea desde el punto de vista sanitario para la vinificación. No
obstante, todos sus caldos cuentan con controles en su
laboratorio, dotado con el aparataje necesario para medir tanto 
en la uva como en el propio vino parámetros de calidad como
el IPT, antocianos, hierro, acidez total.

 

La sala de barricas o de crianza cuenta  con un parque de barricas
de 300 unidades. Está dotada tecnológicamente para que sean 
posibles precisos y continuos controles de temperatura (15º) y
humedad (80%). Aquí el vino reposa y evoluciona, bien en
contacto con la madera, bien dentro de la botella, hasta que la
crianza reductiva termina de redondear, afinar y pulir los vinos
antes de salir al mercado. 
 

La sala de embotellado, situada junto al laboratorio, tiene una
capacidad de 1.500 botellas por hora. Está dotada de los
elementos tecnológicos más adecuados para mantener las
propiedades del vino intactas dentro de la botella durante el
desarrollo de las operaciones de filtración, enjuagado y secado
del interior de las botellas, llenado en atmósfera protegida del
oxígeno y encorchado.


Una vez concluye el proceso de embotellado, las botellas se
ubican en jaulones para reposar y madurar en el interior de la
botella en la sala de crianza. Cuando los vinos alcanzan el
momento óptimo para su comercialización, las botellas se
introducen en una lavadora de exteriores para retirar el polvo
y la suciedad acumulada durante meses o años.
Seguidamente, las botellas se encapsulan, etiquetan y embalan.


En el trabajo de la bodega, en todos sus espacios, tiene una
gran importancia el componente humano, sus profesionales, 
que cuida las tierras y sus viñas a diario, está constituido por 
ingenieros industriales, agrícolas y de caminos, por expertos en 
farmacia y enología, por técnicos en industrias alimentarias,
en comunicación y marketing.
Y todo  en base a métodos no continuos de trabajo para evitar
las extracciones agresivas, las prisas y las improvisaciones.




La Zona Lúdica y Social tiene como epicentro un amplio patio de marcado carácter manchego, con soportales laterales y una gran noria central fechada en el pasado siglo. En las diferentes estancias cuentan con una sala de catas, diversas salas de reuniones, tienda de vinos, dos suites completas, cocina y despachos. 




Su objetivo es el de crear un entorno agradable para el visitante, un entorno idóneo para poder disfrutar de sus maravillos vinos con la mejor compañía. 


"Un entorno acogedor para disfrutar de una copa de  vino".


¡No dejéis de visitarlo, será una experiencia única e irrepetible¡




Pago Casa del Blanco se encuentra en Manzanares (Ciudad Real), concretamente en la carretera que une esta localidad con Moral de Calatrava (en el kilómetro 23,200). Para conectar con esta vía, es sencillo. Desde la A-4, kilómetro 175, se debe tomar la salida correspondiente (Parador Nacional de Turismo) en dirección a Moral de Calatrava. A dos km. de la propia Autovía se encuentra la finca.


    Bodegas Pago Casa Del Blanco

    Ctra. de Manzanares a Moral de Calatrava, Km 23,2
    13200 Manzanares (Ciudad Real)
    Teléfono: 91 7 48 06 06


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario