¿Cómo debe ser un buen desayuno?



El perfil de un desayuno saludable debería estar formado
 por un apartado predominante de hidratos de carbono, 
un aporte de proteínas y lípidos, 
acompañado de una buena dosis de alimentos con fibra. 
Por ello, para que un desayuno sea equilibrado debe contener
 principalmente cereales, lácteos y frutas
 

En concreto, “el pan, por su alto contenido en hidratos de carbono supone una ayuda a la hora de equilibrar la dieta. Además, aporta una cantidad importante de fibra, especialmente el pan integral, cuya ingesta es deficitaria en la dieta española actual”, según explica Beatriz Navia, profesora titular de la Facultad de Farmacia de la Universidad Complutense de Madrid. 
En este sentido, la ingesta de pan, en los diferentes formatos y acompañado de múltiples productos, proporciona la energía necesaria para afrontar gran parte del día con vitalidad y garantiza una gran variedad de nutrientes, siendo notable su influencia en el rendimiento físico y mental de los niños.


El pan constituye además una fuente de vitaminas del grupo B, entre ellas la tiamina y minerales, como calcio, hierro, sodio, yodo, magnesio, zinc y selenio, con funciones importantes en el organismo. También contiene una cierta cantidad de proteínas de origen vegetal y apenas contiene grasa.

De esta manera, desayunar ayuda a distribuir la energía diaria y regular el apetito ya que al constituir un aporte importante de nutrientes a primera hora, ayuda a una correcta distribución de las calorías a lo largo del día regulando el apetito, la energía y evitando la ansiedad.


 www.pancadadia.es

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario