El pan y los cereales, indispensables para prevenir la obesidad infantil


Los nutrientes y vitaminas que aportan estos alimentos a la dieta son la base de una alimentación saludable y equilibrada

La obesidad infantil es uno de los problemas de salud pública más grave del siglo XXI y la principal causa, aparte del sedentarismo, es la carencia de ciertos nutrientes que se consideran básicos en una dieta sana y equilibrada. 

En España, este grupo de población ha notado, más que ningún otro, las modificaciones que ha sufrido la dieta en los últimos años y, desde la iniciativa ‘Pan Cada Día’, quieren transmitir los mejores hábitos alimentarios así como, los beneficios saludables de la ingesta de pan y cereales en las principales comidas del día. 

Los últimos datos que aporta la Organización Mundial de la Salud (OMS) referentes a esta cuestión, confirman que más del 44% de los niños de entre 6 y 9 años tiene sobrepeso, es decir, prácticamente uno de cada dos menores españoles en edad escolar pesa más de lo que debería. En general, los niños consumen un exceso de grasa y proteínas y una proporción de hidratos de carbono inferior a la aconsejada. También carecen de las cantidades óptimas de fibra y de algunas vitaminas y minerales. 

La edad escolar y la adolescencia son unas etapas cruciales para establecer hábitos alimentarios y otros estilos de vida saludables que persistan en etapas posteriores. Con la prevención de hábitos alimentarios desaconsejables se puede evitar un aumento de riesgo cardiovascular, alteraciones en el perfil lípido en sangre e incluso con hipertensión arterial propios de niños o adolescentes que tengan sobrepeso. 

El estudio científico "Hábitos alimentarios, ingesta de energía y nutrientes y padecimiento de sobrepeso/obesidad en escolares españoles. Diferencias en función de su consumo de pan", llevado a cabo por el Departamento de Nutrición de la Facultad de Farmacia de la Universidad Complutense de Madrid,  pone de manifiesto los beneficios nutricionales que el pan y los cereales aportan y resalta: “los niños que consumen pan presentan un menor porcentaje de sobrepeso y obesidad, una ingesta más adecuada de nutrientes, tienen dietas más equilibradas, poseen un menor índice de masa corporal y registran mejores indicadores de riesgo cardiovascular”.


“Conocer cuáles son los hábitos alimentarios de los niños y niñas puede contribuir a realizar campañas más concretas y efectivas para prevenir los problemas de obesidad”, señala García Alcón. El pan es rico en hidratos de carbono siendo su principal componente el almidón, además aporta una buena cantidad de proteínas de origen vegetal y apenas contiene grasa por lo que es un alimento idóneo para complementar la gran actividad física que desarrollan los niños y adolescentes españoles. Un consumo adecuado de pan y cereales se asocia con mejoras nutricionales (situación en hierro, zinc), dentro de los parámetros indicadores de riesgo cardiovascular (Colesterol, triglicéridos, HDL-Colesterol, LDL-Colesterol) y con indicadores de control de la glucemia (glucosa basal e insulina basal).

La campaña 'Pan Cada Día' se esfuerza por promover hábitos alimentarios y estilos de vida saludables en los que prime la presencia de alimentos básicos para nuestra dieta como el pan y los cereales unido a la práctica de actividad deportiva. Esta iniciativa  nace con el objetivo de promover el conocimiento de un alimento que ha acompañado al hombre a lo largo de su historia: el pan y los cereales. Sus propiedades nutricionales los convierten en alimentos básicos en una dieta sana y equilibrada. La cadena de trigo, harina y pan une sus esfuerzos a través de este proyecto con el que se quiere animar a su consumo diario como hábito saludable y como base de nuestra Dieta Mediterránea.


www.pancadadia.es 


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario