Cómo conservar las fresas


La fresa es un producto delicado y su conservación también lo es. Por eso es muy recomendable seguir unos pequeños consejos para tener claro cómo mantenerlas en un óptimo estado. 

En primer lugar, es muy importante revisar las fresas una a una para comprobar si hay alguna en mal estado. En caso afirmativo, es mejor retirarla para que no contamine al resto. 

El paso siguiente es colocarlas en un recipiente plano y lo suficientemente amplio para que permita que haya espacio entre ellas y no estén en contacto. Una vez bien ordenadas, las tapamos con film transparente y realizamos algunos pequeños orificios para que circule el aire entre ellas. Cuando ya estén listas, las guardamos en el frigorífico. Para conservarlas en buen estado es importante mantenerlas tal y como las compramos, es decir, sin lavarlas ni quitarles el tallo. 

En el momento de consumirlas, recomendamos sacarlas una hora antes para poder apreciar todo su sabor. Por supuesto, para que la conservación siga siendo la adecuada, sólo hay que lavar aquéllas que vayamos a consumir. 

2 comentarios:

  1. Muy buenos consejos. Me los aplico, adoro las fresas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A nosotros también, pero es verdad que es una fruta muy delicada.

      Bsotes

      Eliminar