Solomillos en su jugo con salsa Roquefort



Ingredientes:
(4 personas)
- 2 solomillos de cerdo (sí son ibéricos, mejor)
- 1 cebolla 
- 4 dientes de ajos
- aceite de oliva virgen extra
- sal 
- 1 vaso de agua
- leche
- queso Roquefort

Preparación:
Salamos los solomillos; ponemos al fuego una cacerola con un chorreón de aceite de oliva y cuando esté bien caliente doramos los solomillos junto a la cebolla troceada y los ajos pelados.

Cuando estén bien dorados, le añadimos el agua, tapamos y dejamos hervir a fuego lento durante unos veinte minutos.

Pasado este tiempo, apartamos los solomillos y con la ayuda de una batidora, pasamos la salsa junto a la cebolla y los ajos.
Volvemos a incorporar los solomillos y los dejamos hervir unos cinco minutos más.


En un pequeño bol, ponemos una poca de leche caliente y un trozo de queso Roquefort (la cantidad depende de cuanto queramos preparar y lo denso que nos guste, yo la he hecho bastante líquida, porque así les gusta a mis hijos). Lo batimos bien hasta conseguir una salsa homogénea.

Servimos los solomillos con un poco de su jugo y añadimos la salsa de Roquefort al gusto. 



Sugerencias:
El solomillo en su jugo ya sería un plato delicioso listo para comer, le añadimos la salsa Roquefort porque le da un toque perfecto, más contundente. Pero siempre puede ser opcional.

Le hemos acompañado con unas patatas fritas, que con la salsa Roquefort están deliciosas.



¡Un plato extraordinario¡


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario