El gluten ya no es un motivo para prescindir del pan


          Con motivo del Día Nacional de la Celiaquía
 el 27 de mayo,
 se recuerda que existen alternativas
 que permiten seguir comiendo pan
 a personas intolerantes al gluten. 

      Las harinas de cereales
 como el teff, el sorgo o el trigo sarraceno
 son algunas de las opciones para conseguir
 panes sin gluten con sabores muy interesantes


El próximo 27 de mayo es el Día Nacional de la Celiaquía, una enfermedad que en España afecta a alrededor de 450.000 personas y que prevalece en un 1% de los europeos. 
Sin embargo, se estima que en torno al 75% de los celíacos aún no ha sido diagnosticado debido a factores como la dificultad en su detección o el desconocimiento de la enfermedad.

Tanto es así, que en una encuesta realizada por Pan Cada Día se revela que un 50% no sabe que el gluten es una proteína y un 29,4% cree que es perjudicial para la salud.
Actualmente, existe una corriente “antigluten” que fomenta, no solo la reducción del consumo de gluten, sino también su exclusión de la dieta diaria. Se estima que una cantidad 10 veces mayor al número de personas celíacas restringe el gluten de sus dietas sin haber sido diagnosticadas como intolerantes al gluten. Prescindir de esta proteína sin un diagnóstico realizado por un facultativo puede tener como consecuencia la aparición alteraciones nutricionales que derivarían en otras enfermedades como la diabetes tipo 2. 


Así como el gluten no debe ser excluido de la dieta sin diagnosticarse una intolerancia,  el pan tampoco tiene por qué desaparecer de la alimentación diaria de las personas con celiaquía.

Existen diversas opciones en panificación que tienen que ver con el uso de harinas a base de cereales sin gluten y que aporten grandes beneficios para la salud. Además de las más comunes, como las harinas de almidón de maíz o arroz, en la actualidad empiezan a abrirse paso las elaboraciones con otros cereales como el teff, el sorgo, el sorgo o el trigo sarraceno.
La harina de teff destaca, además de por su ausencia de gluten, por su alto contenido en fibra, que ayuda a controlar los niveles de glucosa en sangre, y por los hidratos de absorción lenta que aporta.
Otra opción son las elaboraciones con harina de sorgo. Este cereal, de fácil digestión, es también rico en antioxidantes, vitaminas y proteínas, así como en sodio, potasio, hierro, magnesio o zinc, lo que hace que sea beneficioso para el corazón y para la salud de los huesos.
Por último, otra alternativa a destacar son las harinas de trigo sarraceno, considerado un pseudocereal. Estas suponen un beneficio para la salud cardiovascular, del sistema nervioso y del inmunológico debido a su contenido en fibra e hidratos de carbono complejos, así como su contenido en potasio, magnesio o fósforo.

Fuentes:
1.     “Effects of a gluten-free diet on gut microbiota and immune function in healthy adult human subjects”.
2.     Influencia del consumo de pan en la calidad de la dieta y hábitos alimentarios de adultos españoles. Equipo investigador del Departamento de Nutrición de la Facultad de Farmacia de la Universidad Complutense de Madrid. 2016
3.        Encuesta de Simple Lógica para Pan Cada Día. Encuesta “Hábitos y consumo de pan en España”. 2017
4.        Federación de Asociaciones de Celíacos de España: https://www.celiacos.org/


Pan Cada Día es una iniciativa que nace con el objetivo de promover el conocimiento de un alimento que ha acompañado al hombre a lo largo de su historia: el pan y los cereales. Sus propiedades nutricionales los convierten en alimentos básicos en una dieta sana y equilibrada.
La cadena de trigo, harina y pan une sus esfuerzos a través de este proyecto con el que se quiere animar a su consumo diario como hábito saludable y como base de nuestra Dieta Mediterránea.  






Torremolinos, un destino de libertad y multiexperiencia. ¿Vienes?



Torremolinos

  ha presentado en Madrid 
su nueva campaña de promoción turística 2018-2019 
con la que busca presumir de su esencia 
como destino de libertad y
de multiexperiencia durante todo el año, 
y en el que destaca su apuesta por la calidad, 
tanto del municipio como de sus plazas hoteleras



La presentación de la nueva campaña, a la que hemos tenido el placer de asistir,  se ha celebrado en la Embajada de Italia,  donde se ha reunido prensa, celebrities, 200 agentes de viajes y el sector turístico de Torremolinos, y ha contado con la actuación del grupo Marlango.


La nueva campaña de promoción turística llega en un momento en el que el municipio costasoleño comienza a visibilizar la transformación urbana y turística que está viviendo Torremolinos, que en los últimos años ha puesto en marcha un proyecto de replanteamiento de modelo de ciudad que busca crear una urbe mucho más dinámica, abierta, amplia y diversa culturalmente. En este sentido, destacan toda un serie de actuaciones que van desde el ámbito urbanístico (peatonalización del centro), cultural (rehabilitación edificios históricos), hospedaje (ampliación y mejora de la oferta hotelera), experiencial (creación de nuevos productos turísticos con propuestas destinadas a familias, amantes del turismo activo, seniors y foodies, entre otros). 


Según ha indicado José Ortiz, alcalde de Torremolinos, “el objetivo de estas actuaciones es que la ciudad tenga espacios abiertos, edificios rehabilitados, calles y plazas peatonales y una planta hotelera donde la cantidad y la calidad estén a la altura de otros destinos punteros en este ámbito”. Con ello, la ciudad aspira a mantener las positivas cifras de visitantes de los últimos meses, pero aumentando los servicios, la calidad y la experiencia del viajero.

 

Por su parte, el consejero de Turismo y Deporte, Francisco Javier Fernández, ha destacado el potencial de Torremolinos en el ámbito turístico y la labor emprendida por el municipio para seguir impulsando su competitividad como destino. En este sentido, ha subrayado la apuesta de la ciudad por la innovación para buscar un presente y un futuro basado en la excelencia.

Igualmente, Fernández ha puesto de manifiesto la gran oferta de Torremolinos, que permite que los viajeros conozcan una localidad que ofrece de todo, para todos y durante todo el año. El consejero ha abogado también por recorrer juntos el camino iniciado para consolidar las cifras de turistas que visitan la comunidad y para convertir en única la experiencia que viven todos los que vienen a disfrutar de Andalucía.


Con la nueva campaña de promoción, Torremolinos pone de relieve su esencia como destino de libertad. Según Ortiz, la campaña pretende “adaptar este concepto a lo que hoy en día significa, conectar con uno mismo, sentir y ser, librarse de las ataduras impuestas por el individuo y vivir de verdad, sin limitaciones y en libertad”.


En este sentido durante el acto se ha presentado un Manifiesto de la Nueva Libertad donde el municipio expone el concepto sobre el que pivotará la ciudad y la campaña estratégica de marketing. Una libertad que se remonta a los orígenes  de la ciudad como destino turístico de referencia internacional, y que permitió que Torremolinos se destapara como símbolo de libertad abierta contra toda dictadura. Hoy en día, la ciudad quiere ser refugio para encontrar la libertad  en el presente.


En definitiva, explicó Ortiz, se busca proclamar “un grito liberador, que apele a esos sentimientos que todos guardamos, y que esconden nuestros deseos más íntimos, pero que se liberan desde el mismo momento que se llega a Torremolinos”.



En el evento, el alcalde ha presentado también una cápsula del tiempo con forma de urna, donde hemos  depositado mensajes sobre lo que nos inspira Torremolinos junto a esta foto de todos los asistentes.

Estos mensajes, junto a imágenes depositadas en las próximas semanas por los visitantes y vecinos de la ciudad, se guardarán en la urna que será enterrada en la céntrica Plaza del Sol, actualmente en obras para su peatonalización. El objetivo es recuperar estos mensajes en un futuro lejano y ver qué inspiraba Torremolinos en ese momento de la historia.


Como acciones urbanísticas se realizarán la peatonalización de la céntrica Plaza Costa del Sol, ya en fase de ejecución de las obras, la rehabilitación de la Casa María Barrabino y su posterior integración al espacio público para darle un uso preferentemente cultural. A esto se une la transformación de la cuesta del Tajo para conectar de una forma más accesible y atractiva el centro urbano con la playa. Además, se está trabajando para rehabilitar la Torre Pimentel, edificio que da nombre al municipio y la reconversión de la avenida Carlota Alessandri en un paseo salón para disfrute ciudadano.


La ampliación de la oferta de productos turísticos  permitirán al visitante disfrutar no solo de la oferta de sol y playa de la ciudad: naturaleza y bienestar, tradición, naturaleza, gastronomía, arquitectura e historia, sus eventos y actividades así como su carácter pionero, se funden para ofrecer a los visitantes alicientes para visitar la ciudad. Recientemente, se presentó iniciativas como la ruta senderista Camino del Agua, que enlaza con la Gran Senda y la Senda Litoral de Málaga, o el próximo Mercado Gourmet 'Sabor a Málaga', actualmente en obras que se ubica en el centro del muncipio.


Desde 2017 hasta 2021, Torremolinos destinará cerca de 150 millones de euros a la reconversión de sus alojamientos; esta inversión se dirige no solo a aumentar las camas hoteleras sino también a incrementar la calidad del servicio, renovar y recalificar la planta hotelera.


 A principios de mayo de este años, la playa de los Álamos obtuvo la bandera azul que certifica la calidad de las playas torremolinenses, un aval que no lograba el municipio desde 1997. Esta certificación se ha logrado gracias al plan de renovación 360 del litoral que este verano podrán disfrutar los visitantes y residentes.
 

"El propósito es esta Campaña es que Torremolinos tenga espacios abiertos, edificios rehabilitados, calles y plazas peatonales y una planta hotelera donde la cantidad y la calidad estén a la altura de otros destinos punteros en este ámbito" 



"Torremolinos,
una ciudad  dinámica, abierta, amplia
 y diversa culturalmente"


 ¿Vienes? 
 ¡Vamos¡ 







Baleares: las "Islas Golosas"

 

Tomeu Arbona,
chef y repostero del Fornet de La Soca,
nos deleita con cuatro recetas
 reflejo directo de cada una
 de las islas del archipiélago balear.
  Porque las islas Baleares saben "dulce" 

Las Islas Baleares nos han ofrecido lo mejor de sus postres
 en la 32ª edición de Salón Gourmets  


Tomeu Arbona es un gran conocedor de la gastronomía balear. Durante años se ha dedicado a la investigación y recuperación de recetas antiguas en vías de extinción.

Escudriñando entre recetarios familiares y otras obras, ha conseguido recopilar exquisiteces que años atrás se elaboraban en pueblos, monasterios y casas señoriales. 

Recetas antiguas elaboradas con procesos naturales, utilizando materias primas locales, de temporada y ecológicas.
 

Por Mallorca, el chef nos ha presentado "quarto embetumat", un bizcocho, sin harina de trigo, cubierto de merengue suizo y yema de huevo azucarada.


Como receta de Menorca, unos "crespells farcits de brossat", masa tradicional de Pascua, dulce y rellena de requesón.


Como postre típico de Ibiza, nos presentó la "salsa d´Eivissa", una especie de turrón cremoso con almendra dulce, miel, azúcar, canela, azafrán, clavo, pimienta y caldo de pollo.


Desde Formentera, unos delicisos "robiol de brossat de cabra", masa tradicional dulce rellena de requesón de leche de cabra.
  

Y para deleite de todos, el chef  Arbona nos preparó "ensaïmada entorsillada de patata", a la que añadió dos productos típicos  como son los albaricoques y la sobrasada


Esta ensaimada tiene dos cuerdas de masa en vez de una, guardando mejor la humedad interior y con una textura más briochada.  

¡Realmente expectacular, deliciosa¡




Porque si hay una fuente directa de la que beben las Islas Baleares, es su historia y su materia prima. Dos orígenes de los que se impregna la riqueza cultural, gastronómica y patrimonial de la isla.

Productos bañados por el Mar Mediterráneo y alimentados por la tierra de un lugar que, debido a su carácter insular, ha dotado a los frutos de las islas de una personalidad propia e inigualable. 

¡Las Islas Baleares se comen, disfrútalas¡