Patatas "machacás"


Ingredientes:
(4 personas)
- 4 patatas grandes
- 6 lonchas de beicon ó panceta 
- media cebolla
- medio pimiento rojo
- 4 dientes de ajo
- pimentón dulce ó picante
- aceite de oliva virgen extra
- comino en polvo
- sal
- 1 hoja de laurel
- agua


Preparación:

Pelamos la patatas, las troceamos haciendo "crac". En una cacerola ponemos un chorreón de aceite de oliva virgen extra, cuando esté caliente, echamos las patatas a rehogar con una pizca de sal.
Añadimos el pimentón, el comino, la hoja de laurel y a continuación, agua caliente hasta cubrir; dejamos hervir a fuego lento.

Mientras, vamos preparando un sofrito con la cebolla, el pimiento y los ajos; los picamos y los ponemos a pochar en una sartén con un chorreón de aceite de oliva virgen extra y una pizca sal.
Añadimos un poco de agua, lo suficiente para poder triturarlo con la batidora.

Lo incorporamos a la cacerola donde tenemos las patatas. Dejamos hervir unos minutos para que cojan el sabor y dejamos reposar.

En una sartén, doramos el beicon previamente troceado, sin añadir aceite; reservamos.

Con un tenedor, machacamos las patatas. Servimos caliente con el beicon.



Sugerencias:
Esta receta es muy sencilla, pero me parece deliciosa. 
Mi madre las hacía mucho, a la lumbre en puchero de barro, tenían un sabor único; un simple plato de patatas pero las recuerdo como un manjar.





¿Te gustan?

 





Solomillo de cerdo en su jugo con salsa Roquefort



Ingredientes:
(4 personas)
- 2 solomillos de cerdo (sí son ibéricos, mejor)
- 1 cebolla 
- 4 dientes de ajos
- aceite de oliva virgen extra
- sal 
- 1 vaso de agua
- leche
- queso Roquefort

Preparación:
Salamos los solomillos; ponemos al fuego una cacerola con un chorreón de aceite de oliva y cuando esté bien caliente doramos los solomillos junto a la cebolla troceada y los ajos pelados.

Cuando estén bien dorados, le añadimos el agua, tapamos y dejamos hervir a fuego lento durante unos veinte minutos.

Pasado este tiempo, apartamos los solomillos y con la ayuda de una batidora, pasamos la salsa junto a la cebolla y los ajos.
Volvemos a incorporar los solomillos y los dejamos hervir unos cinco minutos más.


En un pequeño bol, ponemos una poca de leche caliente y un trozo de queso Roquefort (la cantidad depende de cuanto queramos preparar y lo denso que nos guste, yo la he hecho bastante líquida, porque así les gusta a mis hijos). Lo batimos bien hasta conseguir una salsa homogénea.

Servimos los solomillos con un poco de su jugo y añadimos la salsa de Roquefort al gusto. 



Sugerencias:
El solomillo en su jugo ya sería un plato delicioso listo para comer, le añadimos la salsa Roquefort porque le da un toque perfecto, más contundente. Pero siempre puede ser opcional.

Le hemos acompañado con unas patatas fritas, que con la salsa Roquefort están deliciosas.



¡Un plato extraordinario¡


 

Revuelto de morcilla de arroz con patatas paja


Ingredientes:
- 4 huevos
- 1 morcilla de arroz (Morcilla de Burgos)
- 4 patatas medianas
- aceite de oliva virgen extra
- sal 


Preparación:
 

Pelamos patatas, las lavamos y las cortamos lo más finas que podamos. Yo lo he hecho a mano, sí tenéis algún aparato para hacerlo, genial. Las salamos y ponemos a freir en abundante aceite de oliva virgen extra. 


Cuando estén fritas, las escurrimos bien del aceite y las reservamos.



Quitamos la piel a la morcilla, la troceamos y ponemos a freir con una gota de aceite de oliva. Añadimos los cuatro huevos y removemos hasta que cuaje. 


Emplatamos, añadimos las patatas paja, y a comer...



Es un plato muy sencillo,
pero está muy bueno,
a nosotros nos encanta. 
Y a vosotros?



 

Disfruta en FRIDAYS de su carta "Sin Glúten"


 también puedes disfrutar
 de tu comida favorita
 cuando sales de casa,
 porque la carta sin glúten de Fridays
 cuenta con una propuesta
 que incluye todos los imprescindibles
 de la auténtica comida americana.



Porque si eres amante de las costillas no puedes perderte las...
BBQ Ribs


 
Y si prefieres las hamburguesas, puedes elegir entre la... 
Cheese Bacon Burguer



O la gran...
  Mexican Burger



Y si aún tienes ganas de más,
 puedes acompañarlo de uno de sus appetizers
 como la...  
Chiken Quesadilla o las Buffalo Wings



Y por supuesto,
sí eres goloso,
puedes elegir un delicioso postre...
un Ice Cream



Porque tambíen para tí,
 "todos los días pueden ser viernes"












 

Gran final del concurso "Master Tapas de Pimientos del Piquillo de Lodosa".


   
"Flor de Lodosa manchega"
  de Joel Campos, 
la mejor tapa de Pimientos del Piquillo de España

El Consejo Regulador de la DOP Pimiento del Piquillo de Lodosa (Navarra) ha organizado en el hotel Meliá de Avenida de América (Madrid) la gran final de "Master Tapas", el concurso que lleva buscando desde hace meses la mejor tapa elaborada con Pimientos del Piquillo de Lodosa entre los estudiantes de escuelas de hostelerías españolas. 


Los ocho finalistas, que salieron de una fase previa donde participaron veinte escuelas de hostelería nacionales, han llegado desde diferentes puntos de la geografía española.  

Miguel J Salamanca (IES Escuela Superior de Hostelería y Turismo de Madrid), Ana Morollón y Tatiana Vázquez (Fundación Escuela de Hostelería Principado de Asturias), Álvaro González (Escuela de Hostelería y Turismo de Torremolinos), Lucía López Moreno (I.E.S Universidad Laboral de Albacete), Unai Martínez (Escuela de hostelería Aiala de Zarautz), Cristian Peña (I.E.S Alonso Orozco de Toledo) y Joel Campos Salamanca (IES Gregorio Prieto de Ciudad Real) se han medido en un duelo de altura que ha durado una intensa hora y media. 


En este evento culinario los medios de comunicación hemos podido conocer de primera mano, a través de las originales recetas que han presentado los concursantes, la versatilidad gastronómica del Pimiento del Piquillo de Lodosa, "el oro rojo" que nunca falta en la despensa de los españoles



Los finalistas han desplegado toda su destreza entre los fogones sacándole todo el partido a un producto único en el mundo que sigue reinventándose a través de nuevas presentaciones y elaboraciones. Un alimento atemporal que está más presente que nunca en la alta cocina y muy demandado fuera de nuestro país. 


El jurado compuesto por Sergio Fernández, uno de los chefs españoles más reconocidos; María Jiménez, chef; Matías Roure, barman del programa ‘First Dates’ y Jesús Aguirre, presidente  de la Denominación de Origen Piquillo de Lodosa, no lo ha tenido fácil a la hora de elegir el ganador.


Los participantes han brillado a gran altura y los jueces no han dudado en dedicar alabanzas a las originales elaboraciones que han presentado los ocho participantes.



La pericia entre los fogones de Joel Campos lo ha convertido en el "Master Tapas", con su receta "Flor de Lodosa manchega", que ha sido la gran vencedora de esta fiesta culinaria que ha tenido como protagonista uno de los productos faro de la cocina española, los Pimientos del Piquillo de Lodosa.  En la receta combina este ingrediente, según ha explicado, con manteca y polvo de cacao, reducción de vino tinto, gel de asadillo, crema de queso manchego y encurtidos

El flamante ganador ha recibido como premio la publicación de sus recetas en revistas gastronómicas.
 



El presidente del Consejo Regulador, Jesús Aguirre, ha destacado durante el evento el compromiso del sector productor, conservero y comercializador por la excelencia de un producto que atesora altos estándares de calidad y seguridad alimentaria, cada vez más presente en la gastronomía nacional y con una creciente internacionalización.  Su excelente sabor y calidad hace a los pimientos del Piquillo de Lodosa merecedores de una Denominación de Origen Propia, que incluye exclusivamente a los pimientos recolectados en los municipios de Andosilla, Azagra, Cárcar, Lerín, Lodosa, Mendavia, San Adrián y Sartaguda, situados en el suroeste de Navarra.

 




          
                  

Lubinas, Doradas y Corvinas: Crianza de Nuestros Mares


El pasado 30 de mayo
tuvimos el placer de asistir al almuerzo
que se celebró en el Restaurante Desencaja,
donde los protagonistas fueron
"las doradas, lubinas y corvinas de Nuestros Mares,
 pescados de nuestra acuicultura,
 criados en nuestras costas,
 en las aguas marinas que bañan nuestro litoral".


Este almuerzo, reservado en exclusiva a medios de comunicación, estuvo presidido por Javier Ojeda, gerente de Crianza de Nuestros Mares, quien nos dió a conocer cuanto rodea a estas delicias de nuestros mares, mientras disfrutábamos de una selección de deliciosos platos  elaborados  con estos pescados Crianza de Nuestros Mares por el chef Iván Sáez.


El mundo que rodea a la "acuicultura" es fascinante; era bastante desconocido para mí y no sé sí también para ti. Te voy a contar algunas de las cosas que Javier Ojeda nos explicó para que los conozcamos, reconozcamos y los sepamos apreciar mucho mejor.   
 

Las lubinas, doradas y corvinas criadas por la acuicultura marina en las aguas de nuestras costas son un referente mundial de calidad, sostenibilidad y seguridad alimentaria. 

El sello de origen Crianza de Nuestros Mares es la herramienta que nos permite reconocerlas en el punto de venta. Una elección con la garantía que representa el origen nacional. Una apuesta por la cercanía frente a los pescados de importación (turcos o griegos), que pasan entre cuatro y seis días de transporte antes de llegar a las pescaderías. 

Este sello de calidad Crianza de Nuestros Mares lo portan las lubinas, doradas y corvinas de proximidad, que se comercializan principalmente enteras, pero también fileteadas en bandejas. Para hacerlo realidad, ha sido necesario implementar unos estándares de calidad óptimos en todo el proceso productivo que abarca desde el nacimiento de los peces hasta su llegada a los puntos de venta. Así, se encuentra en las pescaderías tradicionales, los mostradores de pescado de supermercados, las grandes superficies y los establecimientos hosteleros que buscan lo mejor para sus clientes. La excelencia en todos los tramos de este recorrido es la razón de ser de este distintivo. 


Para satisfacer a los paladares más exigentes, las doradas, lubinas y corvinas amparadas por el distintivo de calidad Crianza de Nuestros Mares proceden, en exclusiva, de granjas ubicadas en mar abierto frente a nuestras costas

Para poder ser distinguidas por el sello Crianza de Nuestros Mares, nuestras lubinas, doradas y corvinas deben:

·Ser especies autóctonas de su zona de producción.
·Haber sido alimentadas, en exclusiva, con piensos autorizados en la UE y cuyas materias primas marinas hayan sido obtenidas de manera responsable (con un sistema de gestión ambiental y de buenas prácticas de manipulación y producción).
·Proceder de granjas integradas en una Agrupación de Defensa Sanitaria (ADS) para asegurar el más alto nivel sanitario de los peces.
·Haber comprobado en los peces, a lo largo de su crecimiento y mediante analíticas regulares, la no presencia de anisakis.
·Haberse criado en granjas marinas optimizadas para minimizar el impacto en el medioambiente.
·Asegurar el origen y la trazabilidad del pescado, a lo largo de todo el proceso y de manera exhaustiva, desde la cría hasta su comercialización. 



Las doradas, lubinas y corvinas de Crianza de Nuestros Mares solo pueden proceder de instalaciones en mar abierto ubicadas en los mares y océanos que bañan nuestras costas. 

La proximidad es uno de los requisitos imprescindibles para alcanzar la máxima frescura. Desde que estos pescados salen del agua hasta que llegan a los puntos de venta, apenas pasan de 24 a 36 horas. En este recorrido, la temperatura también juega un papel esencial. Una cadena de frío optimizada, que nunca supera los cuatro ni desciende por debajo de los cero grados, desde el origen hasta la pescadería, es necesaria para conservar la frescura del producto.

Algo que el propio consumidor puede comprobar, cuando se trata de formatos enteros, observando la piel brillante y tersa de estos pescados, su aroma fresco o los ojos, convexos y con la córnea transparente. Las branquias también son testigos habituales de frescura. 


La entidad responsable de que toda la producción de estos pescados se realice de acuerdo a la normativa específica del sello, así como de controlar que los marchamos de calidad sean portados efectivamente por pescados merecedores de ello, es Bureau Veritas. En el sello Crianza de Nuestros Mares están agrupados los principales operadores de la acuicultura española. Solo los pescados criados por estos agentes en España pueden llevar el marchamo. 




Las doradas de Crianza de Nuestros Mares tienen un cuerpo ovalado, con los laterales ligeramente aplanados. La cabeza es grande con respecto al resto del cuerpo, con un característico perfil arqueado y una aleta caudal ahorquillada.

La piel de estos peces es gris plateada y muy brillante, con una particular mancha oscura en el inicio de la línea lateral y una pequeña banda escarlata en el borde superior del opérculo. Otra de las señas de identidad de nuestras doradas es la banda de ese mismo color que tienen entre los ojos.

Su crianza se realiza, exclusivamente, en las aguas del Mediterráneo español y en las Islas Canarias. Los centros de cría (“hatcheries”) producen huevos a partir de pescados reproductores en condiciones que replican el hábitat natural de la especie. Cada hembra de dorada llega a poner hasta 2 millones de huevos por cada kilo de su propio peso. Durante su primer mes de vida, estas larvas se alimentan de organismos microscópicos vivos: rotíferos y artemia. Pasada esa fase, ya inician una alimentación a base de piensos fabricados con ingredientes naturales, de origen marino y vegetal.

Una vez han alcanzado el tamaño necesario para poder vivir en las aguas del mar abierto, las doradas son trasladadas al que será su hogar hasta que llegue el momento de su consumo. Allí se desarrollarán en enormes viveros, con todo el espacio necesario para nadar entre las corrientes naturales del mar abierto ya que los peces ocupan tan solo el 2% del volumen de esos viveros. Cada dorada tarda entre 18 y 24 meses en alcanzar los 400 gramos desde que eclosiona el huevo. La talla comercial con la que podemos encontrarla en nuestro punto de venta abarca desde los 250 gramos hasta más de 1.500 gramos. 





Las lubinas de Crianza de Nuestros Mares se caracterizan por un cuerpo de forma alargada y cilíndrica. La piel que lo rodea se reconoce por sus grandes escamas de un color gris plomizo y brillante, más oscura en la parte dorsal y laterales plateados. La cabeza de estos pescados tiende a ser puntiaguda, con unas aperturas nasales muy características, ojos pequeños y una boca con un gran diámetro. La parte inferior de su mandíbula destaca por su prominencia. El opérculo que recubre las agallas presenta unas reconocibles manchas negras. La aleta caudal tiene una forma ligeramente ahorquillada. 

La crianza de nuestras lubinas se lleva a cabo únicamente en las instalaciones en mar abierto ubicadas en aguas del Mediterráneo español, así como en las Islas Canarias. En las hatcheries para la fertilización se recrean fielmente las condiciones naturales de la especie. Cada hembra de lubina puede llegar a poner hasta 250.000 huevos por kilo de peso. Durante su primer mes de vida, las larvas son alimentadas con organismos microscópicos vivos: rotíferos y artemia. Cuando ya han superado esta fase, los peces juveniles están listos para empezar a basar su alimentación en piensos elaborados con elementos naturales, de procedencia tanto marina como vegetal.

Para ser sembradas en nuestros viveros con garantías de éxito, las lubinas tienen que haber alcanzado el tamaño necesario para desenvolverse con solvencia en mar abierto y enfrentarse a las corrientes naturales de su nuevo medio. En ese entorno se van a desarrollar hasta alcanzar la madurez. Unas instalaciones batidas por el oleaje y las corrientes con todo el espacio necesario para nadar, puesto que los peces ocupan tan solo el 2 por ciento del volumen disponible. El tiempo medio que emplean en llegar a pesar 400 gramos oscila entre los 20 y los 24 meses desde que eclosiona el huevo. La talla comercial abarca desde los 250 gramos hasta más de 1.500 gramos. 






 

La morfología exterior de las corvinas Crianza de Nuestros Mares se caracteriza por tener una piel cubierta de escamas de tamaño mediano, de color gris plomizo plateado, con reflejos de tonalidades pardas. Las aletas destacan al ser más oscuras que el resto. Las agallas de estos pescados presentan una tonalidad mate y una coloración granate. Resultan fáciles de mirar levantando el opérculo, que puede ser plateado y brillante o con manchas naturales oscuras. La cabeza representa una parte importante del tamaño total de este pez de cuerpo alargado y ojos pequeños.

Las corvinas Crianza de Nuestros Mares solo pueden ser criadas en las aguas en abierto ubicadas en las zonas costeras del litoral español mediterráneo. Lograr los niveles óptimos de salinidad es una de las condiciones necesarias. La temperatura es otro factor determinante para el éxito de nuestras corvinas. Para la reproducción, las hembras pueden llegar a superar el medio millón de huevos que, tras la fertilización, alcanzan un tamaño de unos 0,9 mm de diámetro. Es importante que, en su primera fase, su alimentación se base en organismos vivos microscópicos, como rotíferos y artemia. Así llegan hasta la etapa juvenil, en la que están listas para que su dieta se componga de piensos elaborados a base de ingredientes naturales, procedentes del mar y de la agricultura terrestre.

Una vez que las corvinas han alcanzado el tamaño adecuado para poder vivir en mar abierto, son sembradas en los viveros de Crianza de Nuestros Mares. Su nuevo hábitat tiene todo lo necesario para asegurar el mejor desarrollo. Rodeadas de las corrientes propias del mar abierto, nadan en grandes estructuras, llamadas viveros, en las que los peces solo ocupan dos de cada cien partes del volumen. Bien alimentadas, su tamaño y su peso no paran de aumentar con el tiempo. Unos 24 meses tras el nacimiento es lo que hay que esperar para que su peso se sitúe entre 800 g y 1.200 g. Las tallas comerciales pueden llegar hasta pescados que superan los tres kilos.
 




APROMAR, la Asociación Empresarial de Acuicultura de España representa todas las formas de acuicultura que se realizan en España, tanto marina como continental. Está constituida por la práctica totalidad de empresas productoras de peces de crianza (dorada, trucha, rodaballo, lubina, anguila, lenguado, esturión y corvina), de moluscos (almejas, abalones y ostras), de microalgas y de crustáceos (langostinos) y representa una producción global que supera las sesenta mil toneladas anuales de productos acuáticos de crianza.